Yo también ( Me Too ) pienso más allá de la “cuenta”, para unos bancaria y para otros el “saldo” de un movimiento en auge del que se quieren aprovechar

Comparte este artículo

“ Yo también “ ( Me Too ) creo que entrando en el túnel del delirio crítico y curioso en una calurosa noche de verano, descubro y no sin cierta sorpresa, producto de mi febril desatino, que eso del movimiento “ Me Too “ tiene un sentido necesario y llamativo en su perfilado más serio, variopinto y encendido, al irrumpir en las redes sociales con gran acierto de resentimiento acumulado, de ahí su éxito en su difusión y debate, con un convocado útil y multitudinario para dar cumplida respuesta a la consideración escamoteada, y los deseos inexcusables de reivindicar de una vez por todas y sin paliativos ortográficos que el papel de la mujer y algunos hombres también, no deben sucumbir por haber sido ultrajados, mancillados por insinuaciones sexuales, obsesivas y el repudio desconsiderado ante el orgullo de resistirse a propuestas pomposas e ignominiosas y no ceder bajo pretexto alguno, para dejar de ser fuerte y no querer verse sometidas/os e involucradas/os en dimes y diretes del gremio al que pertenecen, defendiendo y revirtiendo la humillación desmedida de un desvergonzado que abusa de su poder, infringiendo inmoralidad, un código entre lo laboral o lo amistoso, embadurnando de fango el comportamiento y el máximo respeto al rechazar o no dar el trabajo a un profesional de lo que sea por desestimar someterse a su voluntad, pues no solo es en el mundo del cine, la música, el espectáculo, la publicidad y los desfiles de temporada, convirtiéndose los afectados/as que con angustia y pena soportaron, y sufren todavía en la actualidad, tales prácticas desventuradas y puntuales insinuaciones sexistas con acciones directas y sin dilación alguna en un momento dado, al echar una ojeada lasciva el “cazador” y comprobar la necesidad evidenciada de la elegida por alcanzar una oportunidad en su arte o dedicación, lo que puede interpretar como un “trofeo” oportuno y bien merecido el depredador, quedando la petición congelada sino es a cambio de un “revolcón” o lo que sea, casi siempre solicitado y exigido por parte de un cretino que cree tener el mundo en sus manos, y el corazón de los demás en el puño de sus repugnantes y no tan invencibles garras.

Antes de entrar en detalles para exponer una sospecha que bien pudiera, como he comentado antes, ser fruto tras el resultado de una tormenta sobre este caso aparecida en una de las neuronas preocupadas que se alojan inquietas en mi cerebro, quisiera añadir al prólogo, qué.. estás agresiones carnales y acosos sin justificación alguna para que no se vean nunca eximidas de un severo juicio en lo penal y a la reprobación de la sociedad, comienzan en 2017 con la acusación de haber utilizado la alta posición social y su influencia destacada, desatada y descarada del productor cinematográfico Hervay Weinstein, el cuál había ejercido sistemáticamente un abuso y/o insinuación sobre aquellas actrices que desfilaban por sus despacho, cuidándose mucho de no hacerlo con las más protegidas, con carácter y encumbradas en la profesión, lo que originó un ! basta ya ¡ con una campaña mediática de proporciones increíbles, tutelada indirectamente por la activista Tarana Burke, guante de acero que recogió para ser popularmente transmitida por Alyssa Milano, quién en un arranque de protesta contenida por el tiempo transcurrido, influyó en Twiter de forma masiva para que los comportamientos misóginos y excesivamente desconsiderados de personas aparentemente educadas saliesen a la palestra, lloviendo ininterrumpidamente copos de tristeza que formaron una gran bola de nieve que todavía tarda en derretirse, después de comentar cada una sus experiencias primero en petit comité, después en alta definición, describiendo las escenas ocurridas por quienes ni olvidan ni perdonan la afrenta, obligando de tal modo a considerar que un trauma problemático de consecuencias insospechadas en el alma humana de cada una/o de los perjudicados no debería quedar encharcado, emborronado ni impune por la falta de rescate de la mente dañada, dejando que los acechadores, abusadores por su privilegiada condición, pervertidos y violadores se pudieran salir con la suya.

Han sido muchos los actores y actrices que no se han amilanado a proclamar a los cuatro vientos sus experiencias, secretos y una verdad oculta que al parecer todo el mundo conocía y callaba, lo que ha dado pie a que muchos directores, ejecutivos, músicos, cantantes, futbolistas, políticos hayan pasado por el aro de verse involucrados en situaciones comprometidas, algunas ciertas, otras inciertas por la falta de pruebas y las más, incluso las construidas con mala fe y falsedad, resarcidas oportunamente con un jugoso cheque al portador de entre seis y siete números.

Y hete aquí, después de lo narrado, donde llega la teoría, siempre supuesta, que algunos casos, visto el revuelo para considerarlo oportunista lo citado anteriormente y lo recreado en mi enfermo hipotálamo, creo haber dado en el clavo de lo que parecer pudiera ser el nacimiento de un nuevo delito de proporciones y alcances todavía ignorados, por el que que muchos de los señalados con el dedo y en los medios, se han visto hundidos, vapuleados y amenazados por amañados y complejos planes aplicados a programas que siembran las dudas y el descrédito, provocados por una mafia de modales exentos de paranoias, cuyos componentes están sobrados de información y que han querido sacar partido de un tema escandaloso y preocupante, cuyo resultado, sin mucho riesgo ni pistolas en sobaqueras, pueden conseguir unos pingües beneficios, no declarados por una “omertá” convenida por parte de los participantes en el “affaire”. Me explico :

Grupo mafioso y potente en recursos financieros ilimitados, más estrategas que las bandas de gángsters de 1930 y doctos en el arte de provocar impaciencia, ansiedad, temor, dolor y horror, localizan a una obligada/o y aterrado cómplice necesario, preferiblemente agraciada/o y sin importar si es conocido/a, que haya tenido alguna relación con un famoso, a la que le incorporarán otras/os dos o tres testigos acomplejadas, intimidadas y probables “ganchos” de una acusación directa y personalizada con todo tipo de detalles, que conocerán muy bien a través de un texto bien encomendado a un guionista dramático, con ensayos filmados y comprometida aparición de ser imprescindible su necesaria e inevitable invitación a la macabra comedia preparada.

El primer objetivo será dominar y crear un ambiente de perplejidad y miedo, bastando con reunirlas en una habitación y mostrarles algunas escenas de lo que pudiera ocurrir, si cometen el error de abrir la boca para rebelarse contra la presión que van a soportar.

Forma de intimidación , los primeros veinte minutos de una secuencia del film “ El precio del poder “, en la que con una motosierra desmiembran con paciencia de carnicero y en una bañera el cuerpo de un narco traidor, y para que no se les olvide lo efectiva que puede ser la herramienta cortadora en un encuentro con la muerte.. “ La matanza de Texas “.

Tras el impacto del primer contacto, en el que una supuesta violada se pone en comunicación telefónica con la víctima del chantaje y no obtener respuesta, aparecen después las otras intimidadas y supuestamente maltratadas y despreciadas, que inician su recorrido recordatorio con unos cortos ecos en la prensa amarilla, rosa y cualquiera que sea alarmista, incluyendo las cadenas de televisión, sin excluir preferentemente “twiter”, “Facebook“ e “Instagram”, cuya consecuencia pudiera probablemente tener resonancia para no tener complicaciones y seguir rindiendo en su trabajo los elegidos, unos parecidos a Ronaldo, Neymar, Plácido, Iglesias, etc., que fueron o han sido requeridos a abonar el diezmo bendito, y algún que otro que se resiste y al parecer los más anónimos en la lista de morosos, además de algunos personajes de los que jamás nos enteraremos, que seguro han sucumbido o lo harán tarde o temprano, para lograr que todo vuelva a su cauce, para ellos a la cómoda y tranquila normalidad, quedando todo bien cerrado en el baúl de los recuerdos, después de contribuir con unas sumas nada despreciables y el mensaje conciliador de que todo quedará bajo llave, mediante la estricta promesa de la distendida “palabra honorifica” de un elegante sicario, que de nada servirá si trasciende algo de lo ocurrido a la fiscalía.

Como he anticipado anteriormente, todo puede ser cosecha de mi galopante imaginación en una luna que ya sale y los lobos independientes, los más fieros y crueles de la manada, dentro de su organización internacional, han aprovechado para empezar a morder y representar ellos con mucho tiento y maldad, los roles secundarios de lo que entendemos el empleo a fondo de unos astutos licantrópos, con licencia a difamar, para sin compasión aprovecharse de los errores ajenos que han cometido por haber sido unos estúpidos inconscientes esos “clientes”, que deberán pagar el canon de una sexualidad fatalista tras una copa de “burundanga” y unas fotografías comprometidas de alto contenido rentable, llevado a lo pornográfico con algunas filmaciones que empezarán a difundirse, las primeras desenfocadas de las que el estafado en un principio de la acometida se sentirá débil como una primera prueba de vida, abochornado, nervioso, derrotado y listo para su económica ejecución dentro de una confidencialidad añadida.

Después todo quedará en coser una oreja dañada por no haber seguido las instrucciones al pie de la letra, dar una propina apropiada al elenco por la colaboración prestada y cantarle una canción de amores perdidos en la corta o larga distancia al próximo que será elegido por votación canallesca. Y a otra cosa mariposa, que eso del “ Me Too.. ca ” “ Yo también “, pienso que para los delincuentes de “pro” protegidos de costosos togados, es una provechosa bicoca muy de moda, que si se presta por exceso de producción hay que franquiciar en un mercado que prospera cada día.

Y todo ésto que ocurre, va a remolque de la permisividad mafiosa y su cruzada delictiva que puede ser descubierta, dado que ya se empiezan a despertar voces en contra del movimiento rutilante y exacerbado Me Too, en las que dicen exagerar sus manifestaciones, como es el caso de Carmen Maura en España :

Carmen Maura, icono del cine español, hoy de 73 años de edad reconoció haber sido violada hace 43 años, suceso que denunció oportunamente a la policía, y no se explica que se produzcan tantas denuncias por violaciones de repente, algo que da a pensar sobre el lado oscuro del análisis que hemos realizado, centrado en el grado de complicidad posiblemente existente para rastrear los bolsillos de reconocidas personas, que están bajo sospecha de padecer extorsiones emocionales de índole monetario.

Carmen Maura, manifiesta y sin morderse la lengua ¿ cómo de repente se apunta todo el mundo femenino de la farándula a decir que las han violado… ? No entendiendo la razón de una falta de gallardía y motivación de denunciar el hecho en su momento. “La verdad es que a la mitad de ellas no me las creo, sinceramente“, aseguró.

Y atención a una voz disonante, entre otras muchas, que ya antes se esparcieron para mayor reflexión de lo expuesto :

Consentir es una opción que tomas sin presión, sin manipulación o sin la influencia de las drogas o el alcohol.

Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior. Frida Kaklo

Ironizando sobre ese cordón sanitario que se está estableciendo virtualmente, trazando una línea roja a la veracidad o no, opina Maura sobre el movimiento MeToo, va a llegar un momento en que todos van a preferir ser homosexuales y nos van a dejar en paz“. “Me parece que todo está llevado a la exageración. Se está abusando tanto del tema que los hombres se están acojonando de una manera increíble. Ahora, un obrero no nos dice un piropo desde un andamio ni de coña.

Las mafias sin duda se frotan las manos.


Comparte este artículo

Comentarios

1 Comment

  1. No conocía los comentarios de Carmen Maura, pero si antes ya me gustaba tanto como actriz como persona, ahora me cae incluso mejor. Totalmente de acuerdo con ella.
    Como mujer que se ha movido por muchos países sola desde los 19 hasta los 55 actuales, si he “sufrido” acercamientos e intentos, he “soportado” piropos de mejor o peor índole y he aceptado o rechazado invitaciones dudosas, siempre con una frase por mi parte de: sin compromiso ninguno!
    Vivimos en un mundo dónde el hombre (no incluyo a todos) es mayoritariamente depredador… y como mujer debemos saber trazar la línea.
    Admito, como seguramente tantas otras, haber usado las armas de mujer (es decir: sonrisa, coqueteo, etc) para obtener y lograr un objetivo.. miente la que dice que no.
    Jamás he tenido que denunciar una violación ni un acoso ni un abuso y mucho menos 10, 20 o 30 años después.. he sabido dar una sonora bofetada a tiempo, y salir de una única situación complicada a los 19 años, dando un grito y un codazo bien dado…
    Cuando se trata de conocidos / famosos, siempre dudo de las “denunciantas”, en especial cuando la denuncia viene tantos años después de lo supuestamente sucedido … habla muy poco en favor de la mujer que lo proclama y reclama., por lo que podria estar de acuerdo con la teoría mafiosa conspiratoria… interesante punto de vista.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*